Espacio del Parroco de Madre de Dios

             Padre Martin Carrozza

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Peregrinación a lujan 30-09-2017

Padre Sebastian Rizzo

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

texto a escribir

Querida comunidad de Madre de Dios:

                Hace unos meses el Cardenal Mario Aurelio Poli me ofreció ser el párroco de Madre de Dios y el representante legal del instituto parroquial Madre de Dios. Yo estaba hace ocho años de vicario en la parroquia Cristo Obrero que está ubicada dentro de la villa 31 del barrio de Retiro. Todo mi ministerio sacerdotal lo ejercí allí. Fueron años muy felices, pero también muy duros. Años en donde el pueblo sencillo continuó la obra que el seminario Metropolitano de Buenos Aires comenzó en el 2001.

                Con 24 años ingresé al seminario de la Inmaculada Concepción y me ordené diácono en el 2008. Ese año ejercí el diaconado en la parroquia Nuestra Señora del Carmen que se encuentra en la villa 15 (Ciudad Oculta). Luego, el entonces Cardenal Bergoglio me traslado a la villa 31.

                Hoy me encuentro entre ustedes para pastorear a esta porción del Pueblo de Dios. Nos ponemos en camino juntos: pastor y comunidad. Iré a veces delante, guiando el rumbo de la comunidad; otras veces en medio, como uno más, para escuchar juntos lo que Dios nos quiera decir; por último, a veces iré detrás, dando aliento a los más rezagados.

El pasado domingo de Pentecostés nuestro Arzobispo Mario Aurelio Poli lanzó el Sinodo Arquidiocesano. Sinodo significa “caminar juntos”, “escucharnos unos a otros y juntos escuchar al Espíritu Santo”.

En el marco de esta propuesta pastoral de la Arquidiocesis, nuestra parroquia, celebró  el domingo 11 de Junio las Asambleas parroquiales bajo el lema: “Queremos escucharnos y escuchar al Espíritu” haciendo memoria de nuestra historia par discernir juntos como queremos vivir hoy nuestra fe en el barrio.

Será un tiempo de escucha, confianza y diálogo. De escucha entre nosotros y de escuchar juntos a Dios. Un tiempo para conocernos y dialogar juntos. Un tiempo para buscar lo que Dios nos quiera decir como comunidad.

Por último y más importante quiero decirles que no nos olvidemos de los pobres. Una comunidad en donde los pobres son los preferidos, es una comunidad que escucha al Espíritu Santo como lo hacía la primera comunidad cristiana (Cf Hch 2, 42-47).

                                                       Dios los bendiga a todos.

            Madre de Dios. Ruega por nosotros y nuestras familias.

                                                           Padre Martín Carrozza

Que dios te Bendiga

“Hay que vivir con alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana (…) No te prives de pasar un buen día”

                                          Papa Francisco